El Blog del Sapo

Hola amigos. Soy El Sapo y este es mi blog. Sería muy tonto daros indicaciones sobre de qué va. Ya iréis viendo. Sólo quiero daros mi opinión. Procuraré ser divertido y llamaros la atención sobre cosas que no veo reflejadas en los medios de comunicación. Bueno, mejor no os masacro con más presentación.

martes, agosto 25, 2009

FERVOR MEDIEVAL, FERVOR FEUDAL.

Paso a comentaros un artículo publicado en Las Provincias por F. Pérez Puche. Aunque lo pide el cuerpo, suelo resistir la tentación de comentar este tipo de escritos, pero esta vez no. En parte porque me veo en el dereco de contestar por alusiones, en parte porque creo que ilustra muy bien tanto la pose servil de la prensa afín al PP -no olvidemos que aprece en un medio de un grupo que no duda en repartir etiquetas de "medios gubernamentales"- como el tipo de argumentos que sostienen el aura de aceptación universal con que cuenta la alcaldesa de Valencia.

Catalizador
25.08.2009 -
F. P. PUCHE

Quienes andáis buscando tema para tesis doctoral en la Facultad de Ciencias Políticas, parad atención un momento: ella, la alcaldesa de Valencia, hace un alto en sus vacaciones, se pone el uniforme rojo de campaña, baja a la ciudad un rato y con dos frases, con apenas doscientas palabras, sublima y capitaliza los sentimientos de un millón de valencianos:
--Estoy muy satisfecha porque Valencia está liderando en tres grandes campos y al más alto nivel: en la ciencia, la cultura y el deporte. Estamos viviendo un espectáculo de primer nivel y todo está saliendo a la perfección.
Todo lo asume, todo lo abarca. En el santo nombre de Valencia, todo lo transforma en energía positiva: a pesar de las dificultades, la Fórmula 1 ha salido bien, Valencia ha brillado más que en 2008. Pero es que además está el doctor Cavadas, que ha proyectado el nombre de Valencia en el mundo con un trasplante sensacional, y el triunfo del genial Sorolla en la exposición de Madrid, de la que tan poco se habla en casa. Antídoto contra la depresión, vitamina para la autoestima, la alcaldesa necesita apenas cinco minutos para catalizar todo cuanto ese millón de electores valencianos necesita. Lo convierte en reconstituyente, lo administra como antidepresivo, levanta la moral del partido y sus electores, les da cuerda al menos hasta Navidad, y se vuelve tranquilamente a la playa.
No hay más secreto, ese es todo el secreto. Por eso Jorge Bellver cuando le preguntar por la sucesión dice le vuelvan a llamar dentro de 200 años. Rita Barberá, sin mistificaciones, tiene la fórmula que le permite interpretar los deseos inconexos de miles de valencianos, el viejísimo anhelo de esta ciudad (provincia-región) de estar presente en el mundo, de codearse con las de siempre, de destacar en algo y para algo, se llame trasplante de cara, arquitecto que triunfa en Seúl o algo tan simple, pero por otra parte tan digno de encomio, como que en Onda Cero, aunque sea por sustitución de verano, está habiendo programas que hacen desde aquí profesionales de aquí.
Desde hace más de un siglo, ese pequeño y bien dosificado orgullo local es el que nos distingue; el que nos separa de los abertzales violentos y los nacionalistas maquinadores. Y ese es el sentimiento que Rita Barberá sabe cristalizar, por encima de una gran mayoría de dirigentes de su partido, que no siempre lo sienten o no lo saben transmitir con naturalidad, y por encima, desde luego, de la gran mayoría de cabezas de huevo del PSPV que se avergonzarían de intentar expresarlo porque son estamos hablando de sentimientos que en modo alguno les ponen.


Lo que ha escrito, señor Pérez, es pura y simplemente una pelotada facha. Es una pelotada porque de otra forma no se puede calificar el jugo que le saca a cuatro frases que por lo visto, "le ponen" a usted mucho, pero siento decirle que un mínimo de análisis demostraía que sólo le pone la persona. Y tan culto y devoción a la personalidad, sólo se encuentra en la Eurpoa feudal o en ciertas sociedades alienadas por la arrebatadora personalidad del líder, me vale cualquiera de las muchas y de -sólo aparentemente- diferente signo que se han producido desde hace ochenta años a nuestros días.
Y digo que es la persona y no el contenido, aparte de porque vd. mismo lo dice, porque lo puede comprobar con un simple experimento: imagine esas frases pronunciadas por el Delegado del Gobierno. ¿A que no le escribe un artículo así?
Digo que es una pelotada facha, no ya por la posición del partido a quien pertenece la agasajada, sino porque pretende usted que ese rayo divino que usted ve en las sesudas frase nos ilumina y representa a todos los valencianos!!! ¡A TODOS! porque ojo, no lo dice en términos institucionales -que ahí le daría la razón- ni siquiera políticos y de gestión -que también se la daría- sino que habla de ¡un millón de electores! Lo siento caballero, como valenciano soy un administrado por Rita Barberá y F. Camps, como español lo soy de JL Rodríguez Zapatero. Pero como votante, soy lo que me dé la gana. Es por ello que resulta profundamente facha incluirnos en ese arrebato que le produce semejante memez. Si así fuera, la señora Barberá obtendría el 100% de los sufragios. Me pregunto si no es vd. consciente de que eso no es así.
También es chocante la alusión a los "sentimientos". Vaya, yo que creía que el apoyo a nuestros dirigentes que usted y los correligionarios del partido al que pertenece Rita se basaba en los resultados de la gestión. ¿No estaba feo eso de las ideologías? Pues si no me equivoco, en el camino hacia la razón, la verdad y los hechos objetivamente comprobables, los sentimientos están un "escaloncito" más lejos aún que las ideologías, siquiera porque estas se intentan -con o sin éxito- apoyar en las ideas.
Es preocupante que un periodista con los años de experiencia de P.Puche, y al que no le desagrada dar imagen de "estar de vuelta de todo" muestre una devoción por una persona que tiene un compromiso con la sociedad, que entre otras cosas debe ser fiscalizado por la prensa. Es preocupante que a una persona con mundo, contrastadas formación y cultura, con criterio se supone, le baste para ser encandilado que alguien venga y diga "Somos cojonudos en deportes, ciencia y medicina!" y acto seguido se vaya otra vez de vacaciones. Para esa frase tan profunda no hacía falta alforjas. Bastaba que la hubiera escrito -como a menudo lo hacen- cualquier compañero de redacción de la sección política. Entonces, tamaña chorrada, ¿por qué le parece de una profundidad y de un significado tan excelso? ¡Ah, por la persona! O sea, que una obviedad que pasaría desapercibida entre la escaleta de C9 es comparable al "I have a dream!" por quién lo dice. Acabáramos. Creía que los que propugnan el pragmatismo (ya saben, "los valencianos votan a quien votan porque lo hace bien") estaban por la valoración del contenido independientemente de dónde y de quién viene. Creo que cuando esto ocurre sin ser de su agrado lo llaman sectarismo.
Me preocupa por las muchas personas que llevan bajo el brazo LasProvincias y creen que los artículos están escritos con rigor y no fruto de intensos fervores internos.
Si para soflamar al Sr. Pérez Puche basta semejante chorrada, qué facil no resultará embaucar a personas con menos preparación. Lo llaman populismo.
Por otro lado, semejante fervor por personaje público -sin entrar siquiera a valorar las cualidades del líder en cuestión- requiere una de tres: o una torpeza extrema que deje al individuo indefenso ante cualquier consigna fácil; o un partidismo -real o impostado, noble y fervoroso o interesado, tanto da- que incapacita para escribir artículos de opinión mínimamente objetivos -haga lo que haga el personaje siempre se le alabará-; o dejarse llevar por una falsa sensación de que todo el mundo lo ve así y que es alimentada precisamente por este tipo de artículos que nos dicen cuánto admiramos a ciertos dirigentes. Ni que decir tiene que esta falsa aureola no se mantendría ni tres meses sin esta constante campaña de marketing -a los hechos me remito, no será por las jugosas intervenciones públicas- desaforado, y que no narra otra verdad sino la que el mismo texto inventa.
En resumen, que si tanto fervor le produce, le recomiendo guardárselo para su intimidad -pues sentimiento íntimo es- y por favor no escriba artículos donde me intente contar que yo también lo siento -me ha incluido, no lo olvide- pues no es así. Ah, y me produce bastante horror que lo considere una posible influencia positiva para ¡los estudiantes de ciencias políticas!! ¡Nada menos! Honestamente, insisto en que aún recomendándole no compartir semejantes arrebatos -yo no lo haría si llegara a sentir algo así- sí le ruego no se postule con ellos como buen ejemplo para los futuros políticos.
En cuanto a la palabra que me sale de las tripas ante tamaña majadería es "imbécil"; y le estaría bien pues no se corta un pelo en llamar "cabeza de huevo" a la mayoría los integrantes de una formación política que cuenta con el apoyo de más de un tercio de electorado. Eso sin conocerlos, supongo. Pero no, que quede claro. No se lo digo. Su propio artículo le define mejor.
Un interesante ejercicio para el lector -súmese si quiere sr. Puche-: reescriban el artículo cambiando a Rita por ZP. Verán cómo les chirría, aún imaginándoselo en
"Público"; y cómo lo critican y con razón.
Ahora cambien a Rita por Hugo Chávez e imagínense que es una columna de un colaborador de "Aló Presidente" Verán qué poco les chirría....




2 Comments:

At 5:58 p. m., Blogger Óscar Pardo de la Salud. said...

El Periodista Pérez Puche, me gusta como profesional, de hecho he leído varios libros suyos bastante completos, documentados e interesantes.
No entiendo por qué, un profesional de la talla de Pérez Puche, se rinde a un servilismo y peloteo tan absurdo como el que ejerce en este artículo.
No sé que le parecerá que Valencia también destaque por la deuda, por la macro urbanización, por los nefastos servicios públicos, por la última en camas de hospital, etc... Ahí también destacamos por encima de los demás, "que orgullo como valenciano".

 
At 6:30 p. m., Blogger El Sapo said...

Gracias por la visita Oscar!
Bueno, reconozco que me he despachado a gusto, pero hay para eso y más. No tengo objeciones para el P.Puche historiólogo/cronista social, pero si le sacas de ahí... Lee más a menudo sus artículos de opinión y verás.
¿Que por qué lo hace? Creo que de las tres razones esgrimidas sólo se sostiene la de enmedio.Normalmente me resisto a contestar cosas como "pues porque es muy facha". Pero el otro día le leí un artículo sobre gorrillas que me puso de bastante mal humor. Búscalo a ver qué te parece...
En general me revientan bastante las devociones -fuera de lo religios, que respeto- y más si est´ñan justificadas en términos tan etéreos y a la vez tan mecánicos como la fuerza, el empuje, etc. Características bastante fascistoides.
De todas formas, insisto en que esas incondicionalidades -incluso despreciando a compañeros de partido del/la alabado/a, qué no dirían si no se tuvieran que contener!- fundamentadas en motivos tipo "esa sí que tiene lo que hay que tener" son la gasolina de los Chavismos y similares.
¿Qué le parecerá lo que enumeras al final? Disculpable, sin duda, siendo de quien es responsabilidad.
Un saludo desde la charca!

 

Publicar un comentario

<< Home